Fujitivas_XV

Hacía bastante tiempo que no cruzaba el “charco”, la última vez creo que fué por alla en el 2008, rumbo a Toronto, Canadá. Ésta vez, el destino fue otro, Chile, viaje de reconocimiento.

El montarme en un avión me trae recuerdos, sensaciones y pensamientos que no son siquiera míos. Veo a todos los pasajeros, con sus vidas, embarcando sus vidas en un aparato gigante pero proporcionalmente muy ligero. Sus vidas, nuestras vidas, sus pensamientos, los nuestros, los míos.

Intento imaginar desde la altura, quienes son, hacia donde dirigen sus vidas, si huyen de problemas, si van a buscarlos, si dejan atrás la felicidad, si van en busca de ella, si van en busca de ellos mismos. Y cuando miro desde abajo, también imagino, a la inversa.

Hay tantas historias…Tanta verdad, tanta mentira, tanta fantasía, tanta realidad…

Hasta que recuerdo un mensaje de texto de un buen amigo Conquense, sí Manu, eres tú. Cuando aterrizabas justo en Berlín por la noche escuchando Sextapes de Deftones, todo cobra sentido, todo es una película, todo es un sueño, el de los demás.