Cuantas mas fotografías tomo sin preocuparme, cuanto mas experimento, mas me asombro y mas reflexiono. La capacidad de estos mágicos “artefactos” a los cuales los denominamos “polaroids” para fascinar y sorprenderte es única. También tiene que ver mucho el tipo de papel, las condiciones lumínicas por supuesto, y el tiempo de revelado de la propia instantánea.

Sigo trabajando, sigo investigando con esta alquimia mágica, las cual te hace reflexionar sobre la “obra única”, lo mas parecido a una pintura, no hay negativo, no hay copias, sólo un original. Llevaba razón Tarkovsky con su reflexión de éste magnífico instrumento y “el vuelo del tiempo”, y como su único objetivo era detenerlo.

Taking a Shower