Errores naturales del sueño,
que reflejan deseos aún sin forma,
de modo que, nos hacen beber y beber,
de blancos y tintos,
rotando en la mas profunda melancolía.

IX